Aún me emociono al recordar el primer día que mi hijo Alejandro, con apenas un año recién cumplido y todavía sin saber caminar, entró a la guardería. Era la primera vez que me separaba de él y la primera que lo dejaba con unas “desconocidas”. Lloré tanto que pensé en quitarlo al día siguiente. Pero cuando volví a por él y lo vi salir con una sonrisa en la cara y tras varias fotos donde pude ver con mis propio ojos que estaba contento jugando con otros niños me di cuenta de que había acertado matriculándolo en Guardería ABC.

Soy feliz sabiendo que mi hijo no sólo se lleva todo lo aprendido en estos dos años, que no es poco, sino que también se lleva el cariño y el amor de unas auténticas profesionales y la amistad de muchos amiguitos, con algunos incluso continuará su nueva etapa en el colegio el curso que viene. Y yo me llevo la satisfacción de haberos conocido, donde hacéis sentir a nuestros hijos que están “como en casa”  y por supuesto me llevo a 3 grandes amigas.

Pero esto no termina aquí, ya que el curso que viene mi otro hijo, Sergio, empezará una nueva aventura de dos años como lo hizo su hermano, pero esta vez sin lágrimas de pena ya que os conoce tan bien que entrará muy contento desde el primer día. Y yo muy tranquila gracias a vosotras.

Gracias por todo chicas, enhorabuena por vuestro trabajo, sois geniales.

Familia del Paso Cantos 15 julio, 2015

Hola, ¿Quieres más información?
Powered by